La relajación en la meditación

La relajación en la meditación

mediLa relajación procura que el sujeto se concentre en relajarse; la meditación lleva a que el sujeto atienda a una totalidad de conciencia sin fijarse en ninguna tarea ni punto específico,  con lo cual se llega a reducir las interferencias no deseadas en los procesos mentales.

Meditación: ‘des-concentrarse’, o sea, perder toda noción de contenido, de pensamiento, de uno mismo, sin dejar de estar alerta ni perder la claridad de mente.

Estas explicaciones, por supuesto, conllevan problemas conceptuales serios. En primer lugar, no es fácil comprender cómo uno puede redirigir la atención lejos de todo pensamiento, percepción y contenido mental, mientras en el mismo momento en realidad está practicando un procedimiento como es la técnica de meditación, que uno tiene que concebir y aprender. En segundo lugar, las experiencias que producen estas técnicas se supone que son completamente no imaginables; efectivamente su inalcanzabilidad absoluta a la descripción es un tema recurrente en la literatura sobre la materia.

El entrenamiento tanto de la atención como de la des-concentración produce un mayor control de las interferencias constantes, descontroladas y de origen visceral, que hacen de la mente un lugar ruidoso donde no es fácil pensar con claridad, ni distinguir lo esencial de lo pasajero.