Calados en Fuerteventura

Calados en Fuerteventura

dw84pzCalados en Fuerteventura.

Dependiendo de la fuente de información consultada, los bordados fueron introducidos en las Islas Canarias en el siglo XIX bien de la España peninsular o bien de Madeira. Antes de su comercialización por empresarios ingleses, la realización de los bordados en Fuerteventura era una actividad doméstica. Pronto se hicieron famosos por su calidad y su exportación al Reino Unido y a los Estados Unidos tuve su auge entre los años 1890-1910. Pronto la siguieron la exportación a Alemania y a Francia. Las principales zonas de producción en Fuerteventura fueron Lajares, La Oliva y Betancuria.

Los materiales utilizados, dependiendo del producto final, eran el lino, la batista, la seda y el popelín. Sin embargo, uno de los exportadores llevó a un par de bordadoras canarias a Japón para aprender la tecnología de fabricación de la mano de obra local, lo que contribuyó al comienzo del declive de la fabricación de bordados canarios, debido principalmente a la competencia posterior desde Hong-Kong (China).
En la actualidad, el gobierno local apoya este oficio permitiendo que niños y jóvenes puedan aprenderlo en un taller en Puerto del Rosario y creando puntos de venta especializados en productos de artesanía local (Molino de Antigua, Betancuria, Aeropuerto).

Michel

0
0
0
s2sdefault