Vitamina D: La vitamina del “sol”.

Publicado en Body and Soul - Body Imprimir

¿Deficiencia de Vitamina-D en las Islas Canarias – también en Fuerteventura?

 Es difícil de creer, pero un asombroso número de personas en las Islas Canarias sufren de deficiencia de vitamina D...

La vitamina D del "sol" asegura la salud de los huesos, los dientes y el cabello, y también apoya el sistema inmunológico. El cuerpo humano puede producirlo por sí mismo a partir del colesterol, siempre que reciba suficiente sol. En las latitudes centroeuropeas hay poco de esto, especialmente en invierno, y además la mayoría de la gente pasa su tiempo en el interior en esta época del año. Por lo tanto, la deficiencia de vitamina D es inevitable. Ahora, uno debería pensar que en las Islas Canarias se ve diferente, ya que esta región tiene la mayor cantidad de horas de sol de España. Sin embargo, este síntoma de deficiencia también es un gran problema hoy en día – y en Fuerteventura – , ya que la gente no sale al sol o sólo sale con una protección considerable. Los expertos atribuyen el alto número de enfermedades de osteoporosis locales a este comportamiento.

Por otro lado, podría haber una conexión entre la deficiencia de vitamina D y la depresión invernal, ya que la vitamina del sol juega un papel central en la producción de serotonina y dopamina.

Las indicaciones de una deficiencia de vitamina D son múltiples: la pérdida de cabello, la fatiga, los problemas de concentración, los trastornos del crecimiento y del sueño, el nerviosismo, los dolores de cabeza, la reducción de la tensión y la fuerza muscular, así como las arritmias cardíacas hasta las crisis epilépticas pueden ser síntomas de una deficiencia.

La mejor -y aquí en las Islas Canarias también la más simple- terapia contra estos síntomas: Bañe el 20% de la superficie de su cuerpo desprotegido al sol todos los días, por ejemplo las manos, los antebrazos y la cara. Dependiendo del tipo de piel y para Fuerteventura, de 5 a 15 minutos son suficientes para la producción de suficiente vitamina D.

(Editado del artículo de Heike Bludau)

Michel Robeers